Un viajero de negocios siempre debe estar conectado con su empresa, su administrador del programa de viajes, etc. Nunca puede dejar de estar disponible pero… ¿Qué sucede mientras se encuentra a bordo de una aeronave y debe poner el celular en modo avión?

Hoy en día es posible conectarse a una red wifi a bordo de los aviones, esto permite realizar llamadas por whatsapp, skype, utilizar redes sociales y servicios de mensajería instantánea, sin embargo, la mayoría de las aerolíneas siguen insistiendo en activar el modo avión durante el despegue y aterrizaje, y muchas otras aún lo solicitan durante todo el vuelo.

Hace apenas un tiempo, en Estados Unidos hubo una solicitud sobre permitir las llamadas telefónicas a bordo de un avión; la cual el presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés), Ajit Pai, rechazó el lunes 10 de abril de 2017.

El predecesor del actual presidente, Thomas Wheeler, había argumentado que la prohibición era “obsoleta”, pues muchos aviones ya usan señales móviles como parte del Sistema de Entretenimiento a Bordo (SEB).

Si esto es cierto, ¿por qué existe la prohibición?

Los sistemas de navegación y comunicación de vuelo de un avión trabajan con señales de radio tanto terrestres como satelitales, a través de antenas situadas al exterior.

El punto aquí es que los celulares con la función de radio encendida emiten una radiación electromagnética que, de acuerdo a la normativa de varios países, podría afectar la navegación del avión.

A pesar de todo esto, la Administración Federal de Aviación de EE.UU. (FAA, por sus siglas en inglés) determinó en 2013 que la mayoría de aviones comerciales “pueden tolerar señales de interferencia provenientes de dispositivos electrónicos”.

Por su parte, la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA, por sus siglas en inglés) amplio sus recomendaciones y en 2014 pidió que todas las aerolíneas permitieran el uso de celulares durante el vuelo, transmitiendo señal o no.

Más que una prohibición, es una cuestión de física

La altura y velocidad crucero promedio de un avión es de 900 – 1000 km/h a 10,675 m (35,000 pies) de altura, haciendo prácticamente imposible conectar con una antena de telefonía terrestre, si quisiéramos conectar con una de estas antenas, el avión tendría que volar a máximo 3,000 m y a una velocidad de no más de 250 km/h (para no alejarse demasiado de la antena) y obviamente hacerlo sobre tierra, pues en entornos marítimos no encontramos dichas antenas.

Hay aviones que ya cuentan con una picocelda instalada (una pequeña antena de telefonía) que es capaz de conectarse con alguna antena terrestre o incluso satelital, y lograr así una llamada, sin embargo, esta tecnología aún no está presente en la mayoría de las aeronaves y hay cuestionamientos sobre el impacto que podría tener si llegará a masificarse (volvemos a las interferencias).

 

Mejor hablemos con los pies en la tierra

Si bien la tecnología ya podría permitir una llamada “al aire”, la FCC recibió miles de comentarios de usuarios que se oponen a la autorización de las llamadas telefónicas a bordo.

Muchos de estos comentarios mencionaron que era “la peor idea” que se le podría ocurrir a alguien, mientras que otros señalaban que era “cruel y una tortura inusual para los que estamos atrapados (en el avión) durante 3, 6, 8 horas con esa persona que no para de hablar.”