¡Viaje de negocios y placer!

Disfrutar un viaje de negocios sí es posible.

El mundo actual y la globalización de las empresas requieren que hoy día los viajes de negocios sean constantes.

Para muchos de los viajeros de negocios el viajar constantemente es común, sin embargo, en algún momento les puede causar estrés y agotamiento, por lo que aunque muchos digan que el placer y los negocios no van, para personas que se la viven entre vuelos y salas de espera, no está de más darles unos cuantos consejos para alternar el negocio con el descanso o la distracción.

Comencemos por investigar un poco sobre el lugar a visitar y posteriormente evaluar qué posibilidades están al alcance para distraerse un poco.

Cómo salir ganando

Una buena alternativa para viajes de negocios es conseguir hospedaje de menor categoría (si los lineamientos de la empresa lo permiten) para extender los viáticos y poder conocer restaurantes típicos o hacer turismo local.

Cuando se quiere conocer la cultura local la localización del hotel es importante para poder ahorrar tiempo a la hora de disfrutar de esos planes de ocio. Es también vital que las decisiones en la organización del viaje permitan cuidar el presupuesto que la empresa destina a los viajes de negocios.

El tiempo es invaluable

Para aquellos que viajan es común que existan momentos libres de las obligaciones de trabajo, y es durante estos momentos que se puede disfrutar. Dedicar el tiempo de trabajo para cerrar acuerdos, ponerse al día con los emails, redactar discursos o finalizar presentaciones es importante, pero también lo es reservar tiempo para ver una película, curiosear una guía de viaje sobre el destino o lo que sea que inspire el momento: un café, una caminata tranquila, un paseo tomando fotografías, etc.

Viaje acompañado

Existen algunas compañías que pese a que se trate de un viaje de negocios en ocasiones deciden cubrir el viaje de la pareja o hijos. Es una buena forma de disfrutar en compañía, permitiendo que el viajero la pase bien y no esté solo durante el trayecto y los espacios de descanso. Si la empresa brinda esta oportunidad, deja que tus viajeros la aprovechen, tener a las personas trabajando en armonía beneficia en grande a las empresas.

La mejor ruta

La mejor forma de conocer una ciudad nueva es caminando y, si los negocios se han terminado, ésta es una buena opción. Se pueden probar comidas típicas, conocer lugares diferentes, visitar museos, observar la arquitectura, los parques, todo lo que en ese momento esté disponible; es un gran distractor y también sirve como terapia de relajación.

Por su cuenta

Si bien no siempre se pueden cubrir los gastos personales durante los viajes de negocio al 100%, hay un par de tips que se pueden seguir para consentirse, por ejemplo: conseguir un paquete de viajes que incluya la visita a las principales atracciones turísticas, o acordar con un chofer de taxi a que le dé un tour para conocer algo de la cultura del destino. Todo esto se puede hacer sin estrés. Además, también existen paseos turísticos que se pueden aprovechar durante un viaje de negocios.

¡Esperamos que estos consejos te sean útiles al planear futuros viajes de negocios!